Clamidia durante el embarazo: peligros y tratamiento

¿La clamidia durante el embarazo puede ser peligrosa?

Sí, la clamidia en el embarazo puede ser muy peligrosa, ya que puede provocar diversas complicaciones durante y después de la gestación, como:

  • Embarazo ectópico: se trata de un embarazo que ocurre fuera del útero, en la mayoría de los casos en una de las trompas de Falopio (embarazo tubárico), pudiendo también ocurrir en la cavidad abdominal o en el cuello del útero; un embarazo ectópico no se desarrolla y debe ser tratado urgentemente debido al riesgo de consecuencias graves para la mujer;
  • Aborto espontáneo: la infección por clamidia parece estar relacionada con abortos tardíos, aunque aún no hay consenso sobre esta relación;
  • Endometriosis y enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) posparto o posaborto: la EIP en su forma más grave requiere de internamiento y tratamiento con antibióticos por vía venosa;
  • Infección interna del útero y muerte del feto: la infección intrauterina puede diseminarse y atacar los pulmones y el hígado del feto, provocando su muerte;
  • Rompimiento de la bolsa y parto precoz: el riesgo de parto prematuro (antes de las 37 semanas de embarazo) puede ser 4 veces mayor en embarazadas con clamidia;
  • Infección posparto: cuando la clamidia es contraída durante el embarazo, la infección puede desarrollarse después del nacimiento y causar inflamación en el útero (endometritis) y en las trompas, pudiendo provocar infertilidad; la infección puede afectar también la cavidad abdominal y provocar hepatitis, peritonitis, entre otras infecciones graves.

¿La clamidia durante el embarazo puede ser peligrosa para el bebé?

Sí, además de causar muerte fetal, aborto, peso bajo al nacimiento y parto prematuro, la clamidia puede ser transmitida de la madre al bebé y provocar enfermedades en el neonato, como:

¿Cómo se trata la clamidia durante el embarazo?

El tratamiento de la clamidia gestacional consiste en la administración de antibióticos. Los medicamentos usados para tratar a las embarazadas con clamidia son:

  • Estearato de eritromicina;
  • Amoxicilina;
  • Azitromicina.

Los antibióticos se usan por un periodo de entre 7 y 10 días, dependiendo de las dosis.

Este tratamiento reduce el riesgo de transmisión hacia el bebé, además de disminuir la probabilidad de endometriosis y enfermedad inflamatoria pélvica posparto.

No obstante, como el 75% de los casos de clamidia no manifiestan síntomas, buena parte de las embarazadas no son tratadas. Debido a esto, puede desarrollar EIP y sufrir secuelas, como dolor pélvico crónico, embarazo ectópico e infertilidad, sin mencionar los riesgos para el embarazo y para el bebé.

El tratamiento de la clamidia durante el embarazo debe ser realizado por el obstetra o infectólogo.

Última actualización el 15 de Mayo de 2018 a las 10:07 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados