Cerclaje uterino

Cerclaje uterino: qué es y cuáles son los riesgos

¿En qué consiste el cerclaje uterino?

El cerclaje uterino es una sutura (“costura”) que se realiza en el cuello del útero para mantenerlo cerrado e impedir su dilatación antes del final del embarazo. El cerclaje se hace siempre después de la semana 12 de embarazo, generalmente entre la semana 13 y 16.

El cerclaje uterino se recomienda para mujeres con incompetencia istmicocervical, una condición en que el cuello del útero no es capaz de soportar el peso de la gestación y se dilata antes de tiempo, provocando un aborto espontáneo o un parto prematuro.

La incompetencia istmicocervical se determina por la ocurrencia de 3 o más abortos espontáneos seguidos.

Para mujeres que ya tuvieron una pérdida y sufrieron dilatación antes de la semana 20 de gestación, se suele indicar el cerclaje en su segundo embarazo.

Sin embargo, el cerclaje realizado durante el embarazo no siempre evita un parto prematuro. Para evitar que esto ocurra nuevamente, existe la posibilidad de hacer el cerclaje uterino antes del próximo embarazo.

A esto se le conoce como cerclaje definitivo, ya que los puntos no son retirados al final de la gestación. El procedimiento no dificulta el embarazo y puede ser realizado por videoparoscopía o cirugía abierta, como la cesárea.

Algunas embarazadas pueden trabajar y realizar sus actividades después del cerclaje, mientras que otras deben permanecer en reposo y monitorear se cerca su embarazo. Además, es prescrito una hormona vaginal para impedir una nueva dilatación del cuello uterino.

Para realizar el cerclaje, es necesario que el cuello del útero no esté dilatado y no presente señales de infección.

El médico obstetra es el responsable del diagnóstico de la incompetencia istmicocervical y la realización del cerclaje.

¿Cuáles son los riesgos?

Los principales riesgos del cerclaje uterino son la ocurrencia de infecciones y el rompimiento de la membrana del saco amniótico que envuelve al bebé, lo que podría provocar un aborto. Otras posibles complicaciones del cerclaje incluyen el aumento de la actividad uterina, irritabilidad del útero, dislocamiento de la sutura y cicatrización del cuello uterino.

También existe el riesgo de que el cerclaje no sea capaz de evitar una dilatación del cuello uterino e impedir un aborto espontáneo o un parto prematuro. Sin embargo, en estos casos, el riesgo no está asociado al procedimiento en sí sino al éxito de tal.

Los estudios indican que el cerclaje no trae beneficios o ventajas en casos de gestacioines con bajo riesgo de pérdida.

 

Última actualización el 19 de Agosto de 2018 a las 07:19 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados