Ceguera nocturna: causas y tratamiento

¿Qué puede causar ceguera nocturna?

La ceguera nocturna es la dificultar para ver en lugares o ambientes con poca luz; también se le conoce como nictalopía. Sus principales causas son: retinitis, falta de vitamina A, cataratas y miopía. Hay casos en los que la ceguera nocturna acompaña a la persona desde su nacimiento (ceguera nocturna congénita).

La ceguera nocturna es causada por alteraciones en los bastones, que son las células nerviosas que usa la retina para captar la luz y los tonos de blanco, negro y gris. Cuando hay una anomalía o lesión en estas células, puede haber una pérdida parcial de la visión en situaciones con poca luminosidad.

El principal síntoma de la ceguera nocturna es la dificultad para ver de noche o en lugares con poca luz. Además, puede ser difícil ver objetos cuando pasan de un lugar iluminado a otro con poca luz, o cuando salen de la penumbra a un lugar con luz.

La principal causa de ceguera nocturna es la retinitis pigmentosa, una enfermedad genética que imposibilita que los bastones reaccionen a la luz. Hay casos en los que la visión diurna también se ve afectada.

La ceguera nocturna congénita es hereditaria y está ligada al cromosoma X. Las personas con este desorden tienen dificultad para ver de noche desde el nacimiento. Sin embargo, la visión nocturna de estos pacientes no empeora con el tiempo, a diferencia de lo que ocurre en casos de nictalopía.

La ceguera nocturna causada por deficiencia de vitamina A, por otro lado, afecta principalmente a niños y ancianos. Sin esta vitamina, la región de la retina responsable de la visión nocturna deja de funcionar, ya que este nutriente es esencial para regenerar una sustancia presente en los bastones.

En las cataratas, además de ceguera nocturna, puede haber pérdida parcial o total de la visión debido a la opacidad del cristalino. Como resultado, la visión se vuelve borrosa, pudiendo notarse un emblanquecimiento del centro del ojo.

En caso de ceguera nocturna o cualquier otra perturbación visual, consulte a un oftalmólogo para identificar la causa y recibir el tratamiento más adecuado.

¿Hay cura?

La ceguera nocturna puede ser curable, dependiendo de su causa. Cabe recordar que una mala visión nocturna no es propiamente una enfermedad, sino un síntoma de un problema ocular. Así, el tratamiento de la ceguera nocturna varía según el origen del trastorno.

En los casos de retinitis pigmentos, no hay un tratamiento específico para esta enfermedad, por lo que la ceguera nocturna es permanente.

Cuando la ceguera es provocada por cataratas, el tratamiento se realiza a través de una cirugía. Esta consiste en remover el cristalino (“lente del ojo”) y sustituirlo por uno nuevo, permitiendo así a la persona recuperar su visión.

Los casos provocados por la miopía se tratan con el uso de gafas o lentes de contacto.

Finalmente, cuando la ceguera nocturna se debe a una deficiencia de vitamina A, el tratamiento consiste en cambios en la alimentación y suplementos con este nutriente.

En caso de ceguera nocturna o cualquier otra perturbación visual, consulte a un oftalmólogo para identificar la causa y recibir el tratamiento más adecuado.

Última actualización el 7 de Abril de 2018 a las 12:45 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados