Piel seca. Piel reseca

Piel reseca: Causas y tratamiento

Índice de Contenidos

Causas

La piel reseca es una señal de que la piel perdió su capa de grasa protectora, que funciona como un hidratante natural. Las principales causas de la piel seca o reseca son:

  • Baños calientes y largos, con esponja y mucho jabón;
  • Exposición al sol sin protector solar;
  • Viento;
  • Frío;
  • Contaminación;
  • Productos químicos (cloro de la piscina, productos de higiene personal, limpieza doméstica o trabajo).

Además de los factores externos, la resequedad de la piel también puede ser causada por:

  • Enfermedades de la piel, como alergias;
  • Sudor excesivo;
  • Padecimientos genéticos;
  • Porlbmeas de la tiroides, sobre todo en mujeres;
  • Menopausia.

La desnutrición y anemia también dejan la piel reseca, sobre todo en niños. En estos casos, el cabello también acostumbran estar resecos sin causa aparente.

El envejecimiento es otro factor que deja la piel reseca debido a los años de exposición al sol y al propio envejecimiento natural del cuerpo.

Es importante observar si la resequedad de la piel es temporal o permanentes, pues si persiste puede ser señal de enfermedades como cáncer de piel e hipotiroidismo.

El dermatólogo es el especialista responsable capacitado para diagnosticar las causas de la piel reseca e indicar el mejor tratamiento para cada caso.

Tratamiento

En caso de piel reseca, es importante seguir algunas medidas, las cuales podrán también evitar que la piel se vuelva a resecar:

  • Tomar baños de agua tibia -evitando los baños calientes- de 10 minutos de duración máximo;
  • No utilizar fibras o esponjas a la hora del baño y usar poco jabón, que debe ser apropiado para la piel seca, de preferencia con ceramidas, glicerina, triglicéridos o manteca de karité;
  • Evitar productos que contengan ácido salicílico, ácido glicólico o alcohol en sus composiciones;
  • Usar filtro solar diariamente, de preferencia del tipo que contiene hidratantes;
  • Usar crema hidratante todos los días, preferentemente después del baño, mientras la piel sigue un poco húmeda;
  • Utilizar crema hidratante siempre después de salir de la piscina, playa y sauna, después de exponerse al sol y a productor químicos;
  • Enjuagar la piel presionando suavemente la toalla sobre la piel, sin restregarla;
  • Evitar exposiciones al sol prolongadas;
  • Usar guantes al manipular productos químicos;
  • Hidratar las manos frecuentemente;
  • Evitar fumar.

Es importante resaltar que la resequedad de la piel puede ser pasajera y estar relacionada a factores externos, pero también puede ser señal del algún problema de salud o enfermedades de la piel, incluso cáncer de piel.

Si después de haber tenido estos cuidados la piel continúa reseca, consulte a un dermatólogo para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Última actualización el 18 de Agosto de 2018 a las 12:44 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados