¿Qué puede causar esofagitis?

La principal causa de esofagitis es el reflujo gastroesofágico, en el cual el ácido estomacal sube hacia el esófago y causa irritación. El esófago se inflama y surge la esofagitis de reflujo.

Esto ocurre porque la mucosa que recubre el esófago no está hecha para soportar un contenido tan ácido e irritante, como el que viene del estómago.

Además del reflujo gastroesofágico, hay otras condiciones que pueden causar o favorecer la aparición de la esofagitis. Algunas de estas son:

  • Obesidad y embarazo, ya que aumentan la presión abdominal, favoreciendo el reflujo;
  • Infecciones por hongos o virus, sobre todo en pacientes con defensas bajas;
  • Enfermedades autoinmunes, como esclerodermia y esofagitis eosinofílica;
  • Ingesta de productos químicos cáusticos, sean ácidos o alcalinos (esofagitis cáustica);
  • Vómitos excesivos y repetitivos;
  • Consumo de alcohol y tabaco;
  • Cirugía o radiación en la región torácica y en el cuello;
  • Uso prolongado de medicamentos, como corticoides y antiinflamatorios.

Los síntomas de la esofagitis son:

  • Acidez;
  • Dolor o ardor en el pecho que puede extenderse a la garganta;
  • Regurgitación;
  • Ronquera;
  • Dificultad para deglutir;
  • Tos seca;
  • Mal aliento.

En caso de presentar síntomas de esofagitis, consulte a un gastroenterólogo. La esofagitis debe ser tratada lo más rápido posible, ya que puede ocasionar complicaciones.

Última actualización el 5 de Mayo de 2018 a las 07:47 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados