Asma: causas y tratamiento

Causas del asma

Por lo general, el asma está relacionada con una respuesta alérgica a difernetes agentes externos como ácaros, virus, polvo, pelos de animales, polen, moho, entre otros. Sin embargo, la causa del asma aún no es completamente conocida. Las crisis son desencadenadas por una combinación de factores ambientales y genéticos específicos a cada persona.

Entre los factores que desencadenan el asma o bronquitis alérgica, como también se le conoce, están las alergias, infecciones (gripes, resfriados, sinusitis), cambios de temperatura, olores fuertes, humo, esfuerzo físico, emociones, medicamentos, alimentos, reflujo gastroesofágico, alteraciones hormonales y enfermedades.

El asma es una enfermedad inflamatoria, generalmente de causa alérgica, que afecta las vias respiratorias. Las crisis de asma provocan la contracción de los bronquios y bronquiolos, reduciendo el grosor de las vias respiratorias y causando dificultad para respirar.

Los principales síntomas de asma incluyen tos después de realizar esfuerzos físicos que empeoran en la noche, chillido de pecho, falta de aire, respiración corta y cansancio.

En caso de crisis de asma, el paciente debe ser evaluado por un médico en un servicio de urgencias y llevar un tratamiento para controlar esta enfermedad. El neumólogo es el especialista indicado para diagnossticar y tratar el asma.

Cura y tratamiento

El asma no tiene cura, aunque puede ser controlada por medio de tratamiento. El tratamiento incluye medidas no farmacológicas (higiene, control ambiental, actividad física), vacunas y medicamentos para las crisis y mantener la enfermedad bajo control.

El control del ambiente consiste en la interrupción del hábito de fumar en caso, tanto en el paciente como en la familia, así como evitar la exposición a los agentes que desencadenan el asma.

La práctica de actividad física regular debe ser estimulada, aunque la enfermedad debe estar bien controlada para ello. Si los ejercicios no se realizan correctamente o no son los adecuados, pueden desencadenar una crisis.

El tratamiento del asma incluye también la aplicación de la vacuna contra la gripe (influenza) para los pacientes que utilizan spray de corticoides.

El tratamiento farmacológico del asma consiste en dos tipos de medicamentos: sintomáticos y de control. Los medicamentos sintomáticos son usados durante una crisis, mientras que los de control son de uso continuo.

Los medicamentos usados para tratar los síntomas son los broncodilatadores de acción rápida. Los medicamentos de mantenimiento, que deben usarse continuamente, incluyen broncodilatadores de acción lenta, corticoides inhalatorios y sistémicos, entre otros.

Con el tratamiento adecuado y siguiendo todas las recomendaciones del médico, la frecuencia y la intensidad de las crisis disminuye y el paciente puede tener una vida normal, sin limitaciones.

El neumólogo es el especialista responsable del diagnóstico y tratamiento del asma.

Última actualización el 6 de Septiembre de 2018 a las 06:26 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados