Carboxiterapia: qué es y para qué se usa

¿Qué es la carboxiterapia?

La carboxiterapia es un procedimiento estético que se usa para tratar estrías, así como celulitis, grasa localizada y flacidez. Consiste en inyectar dióxido de carbono en el tejido subcutáneo, por medio de una aguja fina.

El dióxido de carbono hace que se dilaten los vasos sanguíneos, aumentando considerablemente el flujo de sangre en el lugar. Con una mayor cantidad de sangre llegando a la zona, el tejido recibe más nutrientes y oxígeno. Debido a esto, el proceso de cicatrización se acelera y hay una mayor producción de colágeno y fibras elásticas en la piel.

El colágeno producido promueve la desaparición de las estrías, dejando la piel lisa y con mayor elasticidad. El aumento del flujo de sangre y la oxigenación ayudan también a disolver la celulitis y a quebrar las células de grasa localizada.

La carboxiterapia no causa dolor. Durante la aplicación puede haber una pequeña sensación de ardor o dolor. Sin embargo, este malestar termina inmediatamente después remover la aguja.

Efectividad

La carboxiterapia es efectiva cuando se emplea en casos que la requieran. Para el tratamiento de estrías, por ejemplo, puede llegar a haber una mejora de hasta el 50%. No obstante, los resultados comienzan a hacerse visibles a partir del segundo mes.

En el tratamiento de grasa localizada, los resultados son buenos cuando se trata de pequeñas cantidades. En casos más grandes, la liposucción resulta más efectiva.

Por último, en los casos de celulitis, la carboxiterapia produce resultados satisfactorios, pudiendo incluso eliminarla por completo.

Riesgos y contraindicaciones

La carboxiterapia es un procedimiento bastante seguro. Las posibles reacciones adversas que pueden llegar a presentarse incluyen:

  • Ardor causado por la distensión del tejido, provocada a su vez por el dióxido de carbono. Es una sensación pasajera;
  • Formación de pequeños hematomas en el lugar donde recurrentemente se aplica la inyección;
  • Sensación de crepitación en el área de la aplicación. Sensación pasajera.

En cuanto a las contraindicaciones, se desaconseja llevar este tratamiento en caso de haber padecido infartos, insuficiencia renal, cardiaca y hepática, anemia, presión alta, tromboflebitis, embarazo, epilepsia o infecciones.

Para saber más sobre este tratamiento consulte a su médico.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados