Cáncer de mama: signos, síntomas y tratamiento

¿Cuáles son los signos y síntomas del cáncer de mama?

A continuación, aparecen listados los síntomas del cáncer de mama. Sin embargo, es importante señalar que, si bien estos síntomas son considerados de alerta, no indican necesariamente la existencia de cáncer, pudiendo ser causados por condiciones benignas.

  • Bultos o engrosamiento en las mamas y/o axilas;
  • Cambios en el tamaño y forma de los senos;
  • Aparición de retracciones en la piel y en la areola y/o pezón;
  • Abultamiento o cambios en el aspecto de la piel;
  • Secreciones que salen del pezón espontáneamente.

Si bien el dolor en las mamas es un síntoma frecuente, raramente está relacionado con el cáncer, y suele tener que ver con la acción hormonal en el parénquima mamario o menos frecuentemente con causas extramamarias, como alteraciones ortopédicas, musculares, neurológicas, endócrinas o inflamatorias.

El único método que permite el diagnóstico precoz del cáncer de mama es la mastografía (o mamografía). A través de este método, es posible identificar tumores de mama incluso antes de que sean detectables clínicamente.

Si bien el examen de mastografía es la mejor manera de detectar la enfermedad precozmente, este no puede evidenciar el cáncer, sobre todo cuando las mamas son densas, o podrá mostrar áreas con sospecha de cáncer que en realidad están sanas. En estos casos, para un diagnóstico más preciso, se puede comparar el resultado con otros exámenes, como el ultrasonido, la resonancia magnética y las punciones percutáneas, que aumentan la probabilidad de un diagnóstico correcto.

La confirmación del diagnóstico será complementada a través de las punciones percutáneas con agujas finas o gruesas (mamotomía o core biopsy) en los casos de microcalcificaciones, nódulos subclínicos y palpables, o bien por medio de una biopsia quirúrgica.

¿En qué consiste el tratamiento?

El cáncer de mama tiene cura, sobre todo cuando el tratamiento es iniciado precozmente. Desgraciadamente, no hay una manera de prevenir el cáncer de mama. Es posible hacer un diagnóstico precoz, aumentando así la probabilidad de cura, pero nunca se podrá prevenir la enfermedad.

El cáncer de mama puede ser tratado con procedimientos locales y/o sistémicos. Los tratamientos locales (cirugía y radioterapia) son usados para remover o destruir las células cancerosas en la mama y región axilar, así como para controlar condiciones especiales, como enfermedades metastáticas (p. ej. Huesos y pulmón).

Los principales tipos de cirugía son:

  • Mastectomía radical: consiste en la remoción total de la mama junco con el estudio de los ganglios axilares.
  • Mastectomía simple: consiste en la remoción total de la mama:
  • Seccionectomía o cuadrantectomía: consiste en la remoción del tumor con tejido adyacente libre del envolvimiento tumoral, junto con el estudio de los ganglios axilares.

Muchas veces es posible reconstruir la mama durante la cirugía. La reconstrucción deberá ser discutida con el médico que llevará a cabo la operación.

La radioterapia es un tratamiento local del cáncer de mama, que puede ser utilizado de diferentes formas:

  • Antes de la cirugía, para mejorar las condiciones quirúrgicas;
  • Después de la cirugía, como complemento del tratamiento local;
  • En los casos de recidiva, en zonas determinadas.

El plan y la duración de la radioterapia varía de acuerdo con el caso de cada paciente.

Los tratamientos sistémicos (quimioterapia y hormonoterapia) son usados para la destrucción o control de las células neoplásicas que abandonaron el tumor primario y están circulando por la sangre o se han instalado en otros órganos.

Los quimioterápicos pueden ser administrados por vía oral o inyectable. El tratamiento puede ser ambulatorio o requerir hospitalización, dependiendo del caso. Los medicamentos utilizados y la duración del tratamiento varía de acuerdo con la enfermedad y la reacción del paciente a la quimioterapia.

La hormonoterapia es un tratamiento que busca impedir o retardar el crecimiento de las células neoplásicas. Se usa para complementar la cirugía en los pacientes en los que las células del tumor se tornaron sensibles a la acción de las hormonas (receptores hormonales positivos). Este tratamiento puede ser aplicado en pacientes con cáncer avanzado localmente, en casos de reaparición del cáncer o para reducir la probabilidad de surgimiento de otros tumores en la misma mama (tratamiento conservador) o en la otra. El uso de estos medicamentos es mantenido por periodos largos (5 años), con pocos efectos colaterales; el fármaco más usado es el tamoxifeno.

El tratamiento del cáncer de mama deberá ser discutido con el mastólogo u oncólogo.

Última actualización el 19 de Abril de 2018 a las 01:23 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados