Bursitis: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es la bursitis?

La bursitis es la inflamación de una bolsa sinovial (bursa), que contiene líquido sinovial y que envuelve las articulaciones, funcionando como un amortiguador entre los huesos, tendones y tejidos musculares, para evitar la fricción entre estas estructuras durante los movimientos y proteger las prominencias óseas. La bursitis afecta principalmente los hombres, codos y rodillas.

La bursitis puede ser idiopática (causa desconocida) u ocurrir debido a traumas, infecciones, uso excesivo de las articulaciones (como en el caso de las lesiones por esfuerzos repetitivos), artritis (inflamación de las articulaciones), gota (depósito de cristales de ácido úrico en las articulaciones), entre otras.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más comunes son: dolor local, edema (hinchazón), enrojecimiento, aumento de la temperatura local y restricción de los movimientos.

¿Hay cura? ¿En qué consiste el tratamiento?

La bursitis es curable, si se trata correctamente. El tratamiento debe realizarse bajo orientación del médico e incluye el médico re relajantes musculares, antiinflamatorios, aplicaciones de hielo local y reducción de movimientos en el área afectada (abstenerse de realizar actividad física, por ejemplo). En casos graves, puede indicarse el uso de inyecciones con anestésicos o corticoides. La fisioterapia puede ayudar, siempre que se realice adecuadamente, por profesionales especializados. Los casos más graves pueden requerir cirugía.

El objetivo del tratamiento es:

  1. Aliviar el dolor

Algunas medidas que pueden tomarse para tratar el dolor son: proteger la articulación (disminuyendo el movimiento), utilizar férulas, aplicar compresas y realizar sesiones de fisioterapia (sólo bajo indicación médica). Debido a la inflamación de la bursa, es fundamental guardar reposo y evitar movimientos que causen dolor para que la presión en la región disminuya.

  1. Tratar la infección

En casos de infección, se suelen usar antibióticos. Se puede también recurrir a la cirugía para drenar el absceso. E

  1. Eliminar los factores que causan bursitis

Se aconseja no adoptar posturas que eleven la presión sobre las bursas o permanecer por mucho tiempo en la misma posición. No se debe apoyar el cuerpo sobre el brazo ni practicar actividades que forjen las articulaciones.

El exceso de peso sobrecarga las articulaciones, lo cual empeora la situación. Por este motivo, es importante mantenerse dentro del peso saludable.

En caso de sospecha de bursitis, consulte a su médico de cabecera u ortopedista.

Última actualización el 12 de Abril de 2018 a las 05:45 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados