Bilirrubina alta. ¿Qué puede ser?

La bilirrubina alta puede ser una señal de hepatitis, cirrosis hepática, síndrome de Gilbert (condición benigna y genética que provoca una elevación de los niveles de bilirrubina), cáncer de hígado, anemia falciforme, cálculos o tumores biliares, entre otras enfermedades.

Por lo tanto, los niveles altos de bilirrubina pueden indicar un mal funcionamiento del higado, deficiencia del flujo de la bilis en la vesícula biliar, así como posibles lesiones hepáticas.

En exceso, la bilirrubina se deposita en la piel, parte blanca de los ojos y mucosas, tornando la piel y los ojos amarillo, una condición conocida como ictericia.

La bilirrubina es una sustancia que resulta del metabolismo de la hemoglobina (sustancia en la sangre que lleva el oxígeno y da color rojo a los hemocitos).

Cuando los glóbulos rojos, también conocidos como hemocitos, envejecen, son captados y destruidos por el bazo. La hemoglobina es entonces “quebrada” y transformada en bilirrubina, que a su vez es metabolizada y excretada por el hígado. La bilirrubina también es excretada por la bilis y eliminada por medio de las heces.

La bilirrubina indirecta es la primera bilirrubina en ser producida en este proceso, siendo posteriormente transformada en bilirrubina directa.

Así, cuando la bilirrubina indirecta está alta, es señal de un aumento de la degradación de la hemoglobina o deficiencia del funcionamiento del hígado. El aumento de la bilirrubina directa, por su parte, tiene como causa principal la incapacidad de la bilis para eliminar la bilirrubina.

Le elevación simultánea de los niveles de bilittubina directa e indirecta puede ser causada por una obstrucción de la bilis o lesión intensa de las células del hígado.

El hepatólogo es el especialista indicado para investigar las causas de la bilirrubina alta e indicar el tratamiento más adecuado.

Última actualización el 4 de Mayo de 2018 a las 06:40 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados