¿Beber té en exceso es malo?

Beber té en exceso puede hacer daño. A pesar de su origen natural, algunas hierbas utilizadas en la preparación de diferentes tés pueden ser perjudiciales para la salud si son consumidas en grandes cantidades, pudiendo causar desde insomnio y náuseas hasta problemas renales.

Existen incluso algunas situaciones en las que no se debe beber té, ni siquiera en cantidades moderadas. Como regla general, el consumo diario de té no debe sobrepasar las 4 o 5 tazas por día.

Algunos tés que pueden causar problemas si son consumidos en exceso o deben ser evitados en ciertos casos son:

  • Té de carqueja: No debe ser tomado por mujeres embarazadas, ya que puede provocar contracciones uterinas. También se debe evitar por pacientes que usan medicamentos para la hipertensión y diabetes;
  • Té de alcachofa: Es contraindicado para personas con enfermedades de vesícula y debe ser bebido en pequeñas cantidades (o de preferencia evitado) por aquellos con enfermedades hepáticas;
  • Té de manzanilla: Consumirlo en exceso puede causar náuseas, excitación nerviosa e insomnio;
  • Té de canela: Contraindicado para embarazadas;
  • Té de cola de caballo: No debe ser consumido por pacientes con insuficiencia renal o cardiaca. Los pacientes sensibles a la nicotina pueden sufrir de una alergia rara al beber el té. En exceso, puede provocar irritación gástrica, disminuir los niveles de vitamina B1 y causar irritación en el sistema urinario;
  • Té de chancapiedra o quiebrapiedra: No se debe consumir durante el embarazo. En altas cantidades, puede causar diarrea y presión baja;
  • Té de alecrín: Los pacientes con enfermedad prostática, gastroenteritis y antecedentes de convulsiones deben evitarlo. Cuando es bebido por mucho tiempo o en exceso puede provocar irritación renal y gastrointestinal;
  • Té de salvia: Es contraindicado durante el embarazo y lactancia materna, en casos de insuficiencia renal y tumores de mama. En exceso, puede causar convulsiones y problemas en el hígado;
  • Té de diente de león: No debe ser bebido por personas con obstrucción en los ductos biliares y en el tracto intestinal;
  • Té de jengibre: Debe ser evitado por pacientes que estén tomando anticoagulantes, que sufran de irritación gástrica e hipertensión;
  • Té de ajo: Debe ser evitado por niños menores de 3 años, personas con gastritis, úlcera gástrica y presión baja. Además, es contraindicado en casos de hemorragia y durante el tratamiento con anticoagulantes;
  • Té verde, rojo y blanco: Deben ser bebidos moderadamente por personas con gastritis y evitados durante la noche, por ser estimulantes.

Para saber más sobre el consumo excesivo de té, consulte a un nutriólogo.

Última actualización el 12 de Abril de 2018 a las 10:28 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados