Axila hinchada durante el embarazo. ¿Qué puede ser?

La axila hinchada durante el embarazo puede ser absceso, un quiste sebáceo inflamado o un ganglio linfático agrandado debido a alguna inflamación o infección.

Si, además de la hinchazón, la axila presenta dolor, enrojecimiento y calor, probablemente se trata de una inflamación o infección localizada.

Por lo general, estos bultos que causan hinchazón en la axila, tanto en el embarazo como fuera de ella, no son graves. Sin embargo, cuando la hinchazón es debido a algún tumor o bulto que no causa dolor, puede ser un síntoma de cáncer de mama o cáncer en el sistema linfático (linfoma).

En estas situaciones, los bultos también son ganglios linfáticos agrandados y endurecidos, aunque generalmente no provocan dolor, no causan enrojecimiento ni aumentan su temperatura.

Lo mejor es consultar a un médico general o ginecólogo para evaluar y diagnosticar la causa de esta hinchazón.

Última actualización el 5 de Mayo de 2018 a las 07:42 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados