Aspirina: qué es y para qué se usa

¿Qué es la aspirina?

La aspirina es un medicamento, cuyo principal compuesto activo es el ácido acetilsalicílico, un antiinflamatorio que ayuda a reducir el dolor, fiebre e inflamación. Asimismo, juega un papel importante en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Usos

La aspirina se usa para tratar diferentes tipos de dolor, como el dolor de cabeza (migraña), dolor de garganta, dolor de muelas, dolores articulares, dolor de espalda, dolores reumáticos, cólicos menstruales, entre otros.

El ácido acetilsalicílico, que es el principio activo de la aspirina, también ayuda a aliviar el dolor y la fiebre en casos de gripe y resfriado.

Del mismo modo, se indica en casos de intensa activación inflamatoria, como en las enfermedades reumáticas que provocan edema y dolores articulares, lumbalgias y tendinitis.

Por otro lado, ayuda a promover la dilatación de los vasos sanguíneo y evitar la formación de coágulos, “adelgazando” la sangre y disminuyendo así el riesgo de formación de trombos en los vasos sanguíneos, previniendo trombosis e isquemias.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes de la aspirina son el dolor de estómago y pequeños sangrados gastrointestinales. En algunos casos, la persona podrá experimentar náuseas, vómito y diarrea. En situaciones menos frecuentes, puede haber hemorragias, formación de úlceras en el estómago y reacciones alérgicas graves.

Contraindicaciones

Se recomienda evitar usar aspirina en casos de alergia al ácido acetilsalicílico, salicilatos o cualquiera de los componentes de la fórmula de la aspirina.

Así también, se recomienda tomar este medicamento en casos de sangrados recurrentes, hemorragias, úlceras gástricas e intestinales.

De la misma manera, las embarazadas que se encuentren en el último trimestre de la gestación deben abstenerse de usar este medicamento.

Para saber más sobre los usos y contraindicaciones de la aspirina, consulte a su médico. No se automedique.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados