Apraxia: qué es y qué la causa

¿Qué es?

La apraxia es la incapacidad de ejecutar movimientos y gestos finos y precisos. La persona intenta realizar el movimiento y no tienen ningún impedimento físico para hacerlo, pero no lo consigue debido a este trastorno neurológico.

La apraxia reduce las condiciones para realizar ciertos movimientos, como caminar, cepillarse los dientes o hacer gestos con las manos, por ejemplo. Un individuo apráxico tiene dificultades, además, para ejecutar movimientos bajo órdenes y mímicas.

También es difícil para estas personas hacer uso de utensilios y herramientas. Cuando lo intentan, muestran torpeza, cometen errores, no muestran perseverancia y tienden a tomar atajos para ejecutar sus tareas (físicas).

A pesar de la pérdida de la habilidad de ejecución de tareas, la persona mantiene su capacidad motora, sus funciones sensoriales y comprende la tarea que debe realizar.

Existen diversos tipos de apraxia, que pueden afectar las extremidades o el rostro. Existen también casos especiales de apraxia, como la apraxia del vestido, que se caracteriza por la pérdida de capacidades para vestirse correctamente.

Una de las apraxias que afectan el rostro es la apraxia del habla. Se trata de un desorden neurológico que interfiere con los movimientos empleados para producir los sonidos del habla. Este trastorno motor del habla comienza en la infancia y puede persistir hasta la edad adulta.

La apraxia ideomotora se caracteriza por la dificultad de realizar gestos simples o simbólicos intencionalmente. La persona sabe qué hacer y puede incluso realizar un gesto automáticamente, pero no es capaz de hacerlo bajo un comando verbal y de manera intencional. Por ejemplo: hace la señal de la cruz al entrar a la iglesia automáticamente, pero no es capaz de hacerlo cuando alguien se lo pide.

Otra forma de apraxia que afecta las extremidades es la apraxia de la marcha. Se trata de la incapacidad de realizar los movimientos necesarios para caminar. El paciente camina lentamente, con pasos cortos, arrastrados e inseguros. En los casos más graves, el individuo no consigue dar ni un solo paso.

La apraxia de la marcha no es causada por la debilidad, pérdida sensorial o falta de coordinación motora. Las personas con este trastorno son capaces de cruzar las piernas cuando están sentadas e incluso “pedalear” en el aire cuando están acostadas, pero no son capaces de ejecutar la secuencia de movimientos necesarios para caminar.

¿Cuáles son las causas?

Existen diversas causas para la apraxia, tales como tumores cerebrales, traumatismo craneano, enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, lesiones cerebrales, entre otras.

La apraxia del habla puede ser causada por infecciones o enfermedades durante o después del parto, Síndrome de Down, Síndrome X frágil, trastornos de desarrollo neuropsicomotor, entre otros. Existe además la apraxia idiopática, que no tiene una causa aparente.

El tratamiento de la apraxia consiste en fisioterapia, terapia ocupacional y fonoaudiología (logopedia). Cuando la apraxia es consecuencia de otra enfermedad, el tratamiento incidirá sobre esta enfermedad subyacente.

El neurólogo es el especialista indicado para diagnosticar la apraxia.

Última actualización el 9 de Junio de 2018 a las 08:39 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados