Ampollas en el cuerpo

Ampollas en el cuerpo: ¿Qué puede causarlas?

Las ampollas en el cuerpo pueden ser señal de diferentes enfermedades, como varicela, epidermólisis ampollar, pénfigo, entre otras.

Principales causas de ampollas en el cuerpo

  • Epidermólisis ampollar:
    • Enfermedad genética que puede afectar a personas de cualquier edad. No es contagiosa.
    • Se caracteriza por la fragilidad de la piel y de las mucosas debido a la falta de adherencia entre las capas de la piel. Así, ante cualquier fricción o presión, las capas de piel se separan y forman ampollas con mucha facilidad.
    • Las áreas del cuerpo más afectadas son las regiones con dobleces, extremidades, mucosas de la boca y de los ojos;

Existen 3 tipos de epidermólisis ampollar:

  • Simple: A pesar de que las ampollas son muy dolorosas, la cicatrización no provoca grandes daños permanentes;
  • Distrófica: Las ampollas surgen por el cuerpo, son constantes y dejan cicatrices;
  • Juntural: Es la forma más grave, pues afecta el esófago, estómago e intestino, provocando lesiones internas que impiden al paciente deglutir o digerir los alimentos.
  • La prevención es el mejor tratamiento de la epidermólisis ampollar, es decir, el paciente debe evitar lesiones y golpes en la piel. Los casos de infección deben ser tratados con antibióticos;
  • Varicela:
    • Causada por el virus varicela-zóster, esta enfermedad es altamente contagiosa y está entre las más comunes en la infancia, aunque no es considerada grave;
    • Una vez expuesta a la varicela, la persona permanece inmune por el resto de su vida. Más del 90% de los adultos son inmunes a la varicela porque ya la han contraído en alguna fase de su vida;
    • La transmisión de la varicela ocurre a través del contacto directo con la saliva o secreciones respiratorias de una persona infectada, o por el contacto con el líquido dentro de las pequeñas ampollas;
    • Los síntomas de la varicela son:
      • Fiebre alta;
      • Malestar;
      • Falta de apetito;
      • Cansancio;
      • Manchas rojas que pican y después se transforman en ampollas llenas de líquido;
      • Las ampollas estallan y forman pequeñas heridas que forman una costra y sanan espontáneamente.
      • Generalmente, todo el proceso de la enfermedad dura entre una y dos semanas.
    • Incluso después del fin de la enfermedad, el virus de la varicela permanece “dormido” en el organismo, en los ganglios nerviosos cerca de la columna vertebral. Si el virus es reactivado, puede causar otra enfermedad llamada herpes zóster, que se caracteriza por la formación de pequeñas ampollas agrupadas sobre una base roja que provoca dolor, ardor y aumento de la sensibilidad local.
  • Pénfigo:
    • Enfermedad relativamente rara, que se caracteriza por la formación de ampollas en la piel, pudiendo atacar también las mucosas (boca, garganta, ojos, nariz y región genital);
    • Los pénfigos son enfermedades autoinmunes, es decir que son causadas por el ataque del propio sistema inmunológico del paciente, por lo que no son contagiosas;
    • Los anticuerpos atacan las estructuras de la piel responsables de la unión entre las células. Sin este “cimiento” que une las células, se separan y con esta separación ocurre el paso de líquido y formación de ampollas;
    • Las ampollas se rompen después de horas o días, dejando heridas en la piel y en las mucosas que demoran mucho en cerrar, e incluso a veces no cierran.
      • Pénfigo vulgar: Las ampollas generalmente comienzan en las mucosas, sobre todo en la boca, pudiendo también surgir dentro de la nariz y en la región genital, pasando después hacia el cuero cabelludo, espalda, pecho y después hacia todo el cuerpo;
      • Pénfigo foliáceo: También conocido como “fuego salvaje”, este tipo de pénfigo no forma ampollas en las mucosas, solamente en la piel.
    • El tratamiento del pénfigo consiste en corticosteroides orales y, en algunos casos, medicamentos inmunosupresores.
  • Penfigoides:
    • Es un grupo de enfermedades autoinmunes que provocan la formación de ampollas en el cuerpo y en las mucosas;
    • El principal de estos es el penfigoide ampollar, que afecta sobre todo a ancianos y se caracteriza por la aparición de ampollas grandes y firmes que demoran varios días en romperse;
  • Dermatitis herpetiforme:
    • Enfermedad autoinmune, no contagiosa, que provoca la formación de grupos de pequeñas ampollas persistentes que causan mucha picazón;
    • Generalmente, la mayoría de las ampollas se concentran en los codos, rodillas, glúteos, columna lumbar y nuca, pudiendo surgir también en la cara y cuello;
    • Esta enfermedad suele ser activada por el consumo de gluten, una proteína presente en cereales y en la avena; por ello, casi todos los pacientes presentan también intolerancia al gluten (enfermedad celiaca);
    • El tratamiento consiste básicamente en una dieta sin gluten, con el uso de medicamentos específicos para aliviar los síntomas, en caso de surgir.

Estas son solamente algunas de las enfermedades que pueden causar ampollas en el cuerpo, por lo que es fundamental consultar al dermatólogo tan pronto como se observen los primeros síntomas, para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Última actualización el 13 de Septiembre de 2018 a las 01:18 am.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados