Adenitis

Adenitis: qué es y qué la causa

¿Qué es?

La adenitis es la inflamación aguda de un ganglio linfático. Las adenitis pueden ser causadas por bacterias, virus, hongos o protozoarios que llegan al ganglio linfático y generan la infección. Estos microorganismos pueden alcanzar el linfonodo en casos de enfermedades virales o bacterianas, como sífilis y tuberculosis, o bien a través de una infección en la piel, oído, nariz u ojos.

Los ganglios linfáticos o linfonodos son parte del sistema inmunológico y actúan como filtros de la linfa, un fluido que circula por el cuerpo a través de los vasos linfáticos. Estos ganglios pueden retener, retardar e incluso destruir bacterias, virus y células cancerígenas que circulan por el cuerpo.

Principales causas y clasificación

Las adenitis pueden clasificarse de acuerdo con la localización de los linfonodos afectados y el agente causante:

– Adenitis mesentérica: es la inflamación de los linfonodos presentes en el mesenterio (tejido que une al intestino con la pared abdominal), causada principalmente por infecciones intestinales bacterianas. La adenitis mesentérica causa fiebre y dolor abdominal muy semejante al de una apendicitis aguda.

– Adenitis inguinal: es la inflamación de los linfonodos de la ingle, causada por una infección bacteriana. Los síntomas de la adenitis inguinal incluyen dolor, hinchazón y enrojecimiento local.

– Adenitis cervical: inflamación de los ganglios linfáticos de la región de la columna cervical, es decir, el cuello.

– Adenitis bacteriana: infección del los ganglios causada por bacterias.

Generalmente, la adenitis es causada por una infección cercana. Cuando el origen de la infección no puede ser identificado, se toma una muestra del tejido (biopsia) para identificar el agente responsable del proceso infeccioso.

La adenitis puede afectar varios ganglios linfáticos o afectar solamente a los que están ubicados en un área determinada del cuerpo. El ganglio linfático afectado suele presentar hinchazón, dolor y sensibilidad, y la piel que lo recubre puede aumentar su temperatura y enrojecerse, pudiendo haber formación de abscesos (pus).

El tratamiento de esta condición depende del agente que ha causado la infección. En el caso de las adenitis bacterianas, el tratamiento se realiza con antibióticos, mientras que los abscesos son drenados por medio de cirugía. Los ganglios generalmente vuelven a su tamaño normal después de tratar la infección.

En caso de presentar alguno de estos síntomas, acuda con un médico, de preferencia un angiólogo.

Última actualización el 5 de Septiembre de 2018 a las 11:13 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados