ácido hialurónico para tratar arrugas

Ácido hialurónico: qué es y para qué se usa

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es una sustancia producida naturalmente por el organismo, la cual tiende a disminuir con el paso de los años. Su función es lubricar y amortiguar los impactos en las articulaciones.

En la piel, el ácido hialurónico ayuda a llenar el espacio existente entre las células, dándole elasticidad, hidratación y un aspecto más terso. La reducción de ácido hialurónico torna la piel más seca y propicia a la aparición de arrugas.

Los modos de empleo más comunes son en forma de crema o en inyección.

Ácido hialurónico en crema o sérum

El ácido hialurónico puede aplicarse en la piel en forma de crema o sérum. El sérum es un líquido de rápida absorción y fácil de esparcir por la piel. Es la presentación preferida de la mayoría de las personas por no ser grasoso. La hidratación resulta de la capacidad del ácido hialurónico para atraer las moléculas de agua y llenar los espacios entre las células de la piel, ayudando a eliminar las arrugas y a suavizar la textura de la piel.

Ácido hialurónico inyectable

En estos casos, se emplea un gel de glucosaminoglicanos. Esta técnica consiste en inyectar el ácido hialurónico debajo de la piel, lo cual reduce la profundidad de la zona de aplicación. Esto ayuda a reponer el volumen del rostro y del cuerpo en zonas que lo necesitan y a mejorar su aspecto y contorno. Se recomienda, por lo tanto, para corregir arrugas, cicatrices en el rostro, para tratar cicatrices de acné o varicela y celulitis.

Es normal que después de la aplicación de la inyección la región quede ligeramente hinchada y enrojecida.

Aplicación de ácido hialurónico en articulaciones y ojos

El ácido hialurónico también puede aplicarse para tratar trastornos articulares, principalmente artrosis. En los ojos, puede aplicarse en una estructura conocida como humor vítreo; se trata de una estructura que da al ojo su forma esférica.

Contraindicaciones

Se debe evitar la aplicación de esta sustancia en los siguientes casos:

  • Personas alérgicas al ácido hialurónico.
  • Pacientes con trastornos de coagulación sanguínea.
  • Áreas con enfermedades dermatológicas, inflamaciones o heridas.
  • No debe inyectarse en regiones en las que se haya colocado un implante permanente.

Riesgos derivados de la aplicación de ácido hialurónico

La crema y el sérum no representan ningún riesgo cuando son prescritos por un médico y se siguen las indicaciones del fabricante.

El ácido hialurónico inyectable, en cambio, puede significar un riesgo cuando es aplicado por un médico no cualificado o cuando se usa un producto de mala calidad. En estos casos, puede haber: edema, picazón, decoloración o sensibilidad en el lugar de la inyección y eritema.

Recuerde que el uso de ácido hialurónico debe ser indicado por un médico.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados