Abombamiento discal

Abombamiento discal: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es un abombamiento discal?

El abombamiento discal o protrusión discal es una fase de desgaste del disco intervertebral que antecede la hernia de disco. Sus principales síntomas son el dolor lumbar y ciático. El abombamiento discal ocurre principalmente entre las vertebras L4–L5 y L5–S1.

El disco intervertebral se ubica entre las vértebras de la columna y actúa como un amortiguador, además de dar cierta movilidad a la columna. Su interior está formado por un núcleo gelatinoso rodeado por un anillo fibroso.

El abombamiento discal se caracteriza por el dislocamiento del núcleo del disco en la dirección de la médula espinal y de las raíces nerviosas. En esa fase, el anillo fibroso aún está intacto, a pesar de estar distendido. La hernia discal surge cuando el anillo se rompe, permitiendo el derrame del núcleo.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del abombamiento de disco surgen cuando esta protrusión del disco presiona la raíz de algún nervio o la propia médula espinal, pudiendo causar dolor en la región lumbar (lumbalgia) que puede irradiarse hacia el glúteo, pierna o pie (dolor ciático), además de otros síntomas típicos de compresión nerviosa, como alteraciones en la sensibilidad, adormecimiento, hormigueo e incluido pérdida de fuerza en los miembros inferiores.

El diagnóstico del abombamiento discal puede realizarse por tomografía computarizada o resonancia magnética de la columna. El ortopedista y neurocirujano son los especialistas indicados para diagnosticar a indicar el tratamiento del abombamiento discal.

¿El abombamiento discal es curable?

El abombamiento discal no tiene cura, pero con el tratamiento y los cuidados adecuados, es posible controlar los síntomas y evitar que la protrusión se transforme en una herna de disco.

En las crisis, el tratamiento de abombamiento discal puede incluir medicamentos analgésicos y antiinflamatorio, fisioterapia (electroterapia y termoterapia) y reposo.

Fisioterapia

El tratamiento de mantenimiento puede hacerse con fisioterapia (electrotermoterapia, alargamiento y fortalecimiento muscular, RPG – Reeducación Postural Global, pilates), acupuntura, hidroterapia y osteopatía.

Cirugía

La cirugía pude ser indicada si el abultamiento se torna una hernia de disco incapacitante, que impide a la persona realizar sus tareas cotidianas.

El objetivo principal del tratamiento de mantenimiento es aliviar la presión sobre el disco y mejorar la estabilidad de la columna, previniendo así las crisis y mejorando la calidad de vida del paciente.

La cirugía de hernia de disco utiliza técnicas poco invasivas e incluso es posible realizar el procedimiento sin necesidad de hacer cortes, a través de láser y radiofrecuencia.

Incluso si el abombamiento llegara a tornarse hernia, el tratamiento clínico se mantiene. La cirugía es recomendada solamente cuando los síntomas, principalmente el dolor, son incapacitantes y no mejoran con otros tratamientos, lo que impide al paciente realizar sus actividades cotidianas.

El neurocirujano especialista en columna es el indicado para realizar la cirugía, si fuera necesaria.

Última actualización el 28 de Septiembre de 2018 a las 07:15 pm.

Atención: Este sitio web no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Todos los contenidos son meramente informativos y en ningún caso puede sustituir la relación médico-paciente. Si tiene cualquier duda, por favor, acuda a su centro médico o especialista.

Temas relacionados